Frases y cláusulas que debemos leer con atención en contratos hipotecarios

A la hora de aceptar un contrato hipotecario es importante mirar una serie de aspectos para tener la certeza de que realmente es lo que queremos contratar. Como ya sabrás y si no te lo decimos ahora mismo, antes de firmar hay que leer muy bien los documentos para estar seguros de lo que realmente estamos firmando.

FIPRE: también conocido bajo el nombre de “ficha de información preconceptual”. En este documento se muestra información generalizada del préstamo hipotecario. Piensa que las condiciones son muy amplias en este contrato.

FIPER: también conocida como hoja de información personalizada. Este informe es totalmente gratuito y se adapta al perfil del cliente.

Oferta de vinculación: tras realizar la evaluación y verificar que el cliente puede hacer frente al crédito, se oferta una oferta vinculante. Esta oferta se puede presentar por separado o a la vez que el informe FIPER. Por supuesto, esta oferta tiene que mostrar una validez, la cual como mínimo suele ser de un par de semanas. Como leemos en este artículo sobre préstamos con garantía hipotecaria para empresas y pymes de FinanciacionparaEmpresas.net, es una oferta que tiene que ser muy bien estudiada para tener la certeza de que realmente se adapta a nuestras necesidades.

¿Qué mirar en una oferta de vinculación?

A la hora de recibir este documento hay que examinarlo correctamente. Piensa que es un contrato a largo plazo, de aquí que haya que examinarlo a fondo.

Moneda: siempre tienes que fijarte que la hipoteca se firma en euros y no en otra moneda, a no ser que tengas conocimientos y te interese contratarla en otra divisa.

Tipo de préstamo: es importante fijarse en el tipo de préstamos que vamos a firmar.

Tipo de interés aplicable: siempre tienes que fijarte en si vas a firmar una hipoteca variable, fija o mixta. En el caso de que el interés sea variable, se tendrá que mencionar con que índice está ligado más el diferencial. Euribor suele ser la opción más usada.

Duración: se mostrará la duración del préstamo hipotecario.

Importe: se mostrará el capital que se ha concedido a través de la hipoteca y el plazo que hay para devolver el dinero dividido en las diferentes cuotas donde se integran los intereses. Para que te hagas a la idea, la financiación máxima suele ser del 80% del valor de la vivienda, aunque en ocasiones se puede llegar a conseguir hasta el 100%.

Clausula suelo: actualmente la banca ya no puede poner una cláusula suelo, la cual es el interés mínimo que cobrará en la hipoteca variable. Pero es importante fijarse en este detalle para tener más seguridad.

Clausula techo: como en el caso anterior, será el interés máximo que tendrá que pagar el cliente en caso de que el índice diferencial suba demasiado.

Responsabilidad hipotecaria: se muestra la cantidad máxima con la que el acreedor hipotecario tiene que responder el cliente en caso de impago.

¿Cuáles pueden ser los costes ocultos?

Hay que prestar atención a una serie de detalles para tener la certeza de que realmente sabemos lo que estamos contratando y en consecuencia sabemos si tenemos que contratar o no productos vinculados.

Planes de pensiones: algunos préstamos bancarios nos obligan a contratar planes de pensiones con amortizaciones anuales. También se impide que el dinero se pueda sacar en un tiempo determinado. Las condiciones dependerán de cada contrato.

Tarjetas: es otro de los productos vinculados que nos suelen obligar a contratar a la hora de aceptar la hipoteca. Es un producto vinculado que no suele ser muy caro. Normalmente las tarjetas de débito son gratuitas y las de crédito tienen un coste anual. Por supuesto, se obligará a pagar X importe con las tarjetas y el interés dependerá de la tarjeta que hayas contratado.

Seguros: es otro de los productos vinculados que normalmente la banca nos obligará a contratar a la hora de firmar la hipoteca para conseguir un interés más competitivo en la hipoteca. Normalmente se suele exigir contratar un seguro de hogar, vida y otro de protección de pagos. Como en otros casos, las variables son amplias dependiendo del banco y del tipo de hipoteca firmada. Eso sí, por ley solo tendrás que contratar el de hogar. Por este motivo, es importante tener en cuenta la duración y la subida de interés que tendremos que asumir en caso de cancelar dichos seguros. Y es que en ocasiones puede salir más barato contratarlos a fuera del banco, aunque esto suponga tener que pagar un interés superior.

No te cortes, comparte 🙂 Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on LinkedIn
Linkedin